¡Damos cursos y talleres en cualquier lugar del planeta!
Siguenos en: s s





Nombre:
Correo electronico:



 
 
   
  


El amor romántico...
Ana Giorgana
Abril 2011

Toda expresión del amor tiene bases biológicas, físicas, emocionales, espirituales, sociales y culturales

 

 

 

El amor romántico tiene como sustento la renuncia de uno mismo en pos del otro, en cierto sentido, en la entrega, en el enamoramiento permanente y por supuesto, en desdibujarse, e intentar encontrar a la "media naranja".

Seres incompletos que se lanzan a la búsqueda de la completud, de la idealización y de tejer y destejer en la espera del gran amor idealizado.

Pero el amor romántico es engañoso para todos...

Vivir soñando, vivir en la ilusión y vivir en la mirada del otro todo el tiempo es una falacia. Por supuesto, que en un mundo como el del siglo XXI, las bases que sustentan el amor romántico son insostenibles. Pero en el fondo de nuestro corazón habitan anhelos de esas historias, que sólo podemos ver en las novelas con un final feliz.

El amor romántico se evapora cuando tenemos que correr todas las mañanas al trabajo, cuando el gasto no alcanza y cuando detectamos que estamos sujetos a roles de proveedor y cuidadores de la prole. Es esfuma en el momento, en el que nuestra pareja, goza de mayores libertades que yo. Cuando encima de ello, nuestra pareja o nosotros mismos hemos caído en las redes de alguna adicción o compulsión como: el trabajo, la internet, las infidelidades, el alcohol, las drogas, el juego o la adición al sexo.

Vivimos deseando ese amor romántico infantil de la era medieval. Las mujeres caen en contradicciones y ambivalencias afecticas, quieren y merecen las dulzuras del amor romántico, y al mismo, tiempo desean liberarse de las ataduras del compromiso amoroso que implica vivir en un amor lleno de romanticismo.

Los hombres no aceptan renunciar a su proyecto de vida laboral o de vida. No están dispuestos, a vivir su vida afectiva solo para la pareja. Requieren cubrir serios retos en un mundo tan competitivo.

La violencia se ha tornado hoy en día una forma de relación. Se mete entre las sábanas, está presente en el trabajo, en las agresiones, en el acoso, en las infidelidades, en los celos patológicos, en la posesión, en el control, en la desconfianza.

Sobre tal clima emocional, ¿dónde queda el amor romántico como una forma de comprender las relaciones de pareja?

En nuestra vida individual necesitamos ser más realistas para no salir tan dolidos. Saber cuáles expectativas son románticas y cuáles son reales y realizables. Hoy en día, ya no existe un modelo de pareja único, por el contrario, la variedad es lo natural, la pareja tradicional, parece ser, más la excepción que la regla.

Por qué insistir en vivir en un amor de película en la que los guiones y los personajes son manipulados de acuerdo a la historia y a la trama. Repensar nuestra vida en pareja, es una solución viable para construir relaciones más realistas y saludables.

Los momentos románticos con la pareja suceden y esos necesitamos disfrutarlos y alentarlos, pero de eso a exigir una relación plagada de trovas, poemas, serenatas y falsas esperanzas.

La sociedad dicta los modelos, nosotros los vivimos como propios, pero volvamos a nosotros mismos y decidamos cómo queremos vivir en pareja. Sólo nosotros podemos tener esa respuesta y evitar tanto dolor y sufrimiento.

Las reflexiones están ahí, de usted depende, lo que necesite y desee. 

l Amor: Heridas y Cicatrices en la Relación de Pareja. Entérate aquí


 

Con la adquisición de este material tienes tres consultas gratis con la autora vía e-mail.

Consulta los detalles de este E book aquí.

No olvides, suscribirte a nuestro boletín y obten GRATIS "Los 10 Mandamientos del Amor en Pareja"

s
Bookmark and Share