¡Damos cursos y talleres en cualquier lugar del planeta!
Siguenos en: s s





Nombre:
Correo electronico:



 
 
   
  


Constelaciones familiares y prosperidad y abundancia...

Ana Giorgana

Septiembre 2013

Es que yo tengo que tener una historia mejor

 

Para lograr objetivos y metas de éxito es necesario revisar la forma en la que contemplamos la vida, no cualquier vida, sino nuestra vida. Observar, reflexionar y honrar la persona que somos.

Las personas que hablan de sus “proyectos” como algo impersonal no hablan de la energía vital, primero tenemos que hacer propios dichos proyectos y rodearlos de energía creativa. La energía que se recibe según las constelaciones familiares se suministra en función de los padres que nos han dado la vida.

Negarse a reconocerlo es vivir en la discordia, en la negación y el sufrimiento. Y si lo pensamos bien solo tenemos esa historia: nacidos de esos padres, con esos hermanos y con esa familia. Tenemos dos opciones negar la vida otorgada a través de ellos o reconocer y honrar nuestra existencia mediante la aceptación de lo que es.

En este sentido si no somos capaces de reconocer el origen de nuestra existencia cómo podemos plantarnos en la vida para nuestros proyectos y realización personal negando nuestros orígenes.

Las constelaciones familiares obedecen a diversas dinámicas:

1.- El Equilibrio entre el dar y el tomar:

Para poder dar en la vida primero tenemos que tomar nuestro origen. Esto quiere decir que requerimos de vivir en plenitud con aquello que nos dio la vida, o sea, nuestros padres. No como ellos son o han sido sino en el sentido de que estamos en este mundo gracias a su generosidad y estamos presentes en este mundo por su lucha por la vida.

Cuando somos niños tomamos porque esa es nuestra naturaleza: “los padres dan y los hijos reciben”. Si solo recibimos en nuestra vida nos mantenemos como niños y no podemos crecer necesitamos devolverle a la vida lo que se nos ha otorgado. Así también aquél que da todo se queda sin nada porque necesita también recibir. El equilibrio entre el dar y el tomar es una forma de plantarse en la vida con todo lo que implica.

Las relaciones humanas son en esencia un intercambio entre el dar y el tomar. De no ser así existe un desequilibrio tanto si tomas más como si das más siempre se altera el sistema y las relaciones se tornan insatisfactorias.

Pero si estamos en discordia con lo que se nos da entonces estamos en enredos sistémicos. Lo que se nos da es la vida la forma de vivirla o recibirla requiere de una capacidad de humanidad para devolver a otros los que nos fue dado: vivir.

Qué significa tomar?

Quiere decir honrar, apreciar y agradecer la vida independientemente de las condiciones que se presenten en las personas o sea los padres que nos la dieron. Tomar significa aceptar los padres que nos tocaron, la historia que se nos otorgó, no existe otra o aceptamos nuestra existencia tal cual es, tal cual fue o estaremos sujetos a un destino contrariado.

Honrar:

Enaltecer el lugar de nacimiento.

Establecer una reconciliación con el propio sistema familiar. Todos cuentan y muchos ancestros estuvieron involucrados para que nosotros tengamos un lugar en este mundo. Pero pelearse con ello es no estar en afinidad con nuestras circunstancias. Y no podemos partir de lo que no somos, de lo que hubiéramos deseado o de lo que estamos en pleito por lo que nos toco, por el contrario, somos lo que somos en torno a un destino familiar y eso es lo que tenemos que reconocer. No son los hechos sino el linaje. No importan las acciones ni como nos la han brindado, si estamos vivos es porque esa madre y ese padre tuvieron la energía para preservar nuestra existencia. Y nosotros estamos disgustados y llenos de sufrimiento porque no fue como hubiéramos deseado: un mundo feliz, un paraíso perdido.

Y nos volcamos llenos de furia como una herida narcisista: somos lo que somos por ser el resultado de aquellos que estuvieron en pie de lucha por nuestra existencia, pero nos enfadamos, nos enredamos y creamos lealtades invisibles que nos llevan a la destrucción y al sufrimiento. Queremos algo distinto porque lo que se nos dio no nos basta. Pero no contamos con otra alternativa o tomamos lo que es o seguiremos encadenados a un destino que no deseamos.

La honra es en todos los sentidos: el lugar de origen de los padres, el lugar en el que vivimos, la ciudad en la que crecimos, el país del cuál somos originarios y establecer una relación de agradecimiento al respecto.

Igualmente si hemos cambiado de ciudad, de país, de lugar agradecer todos y cada uno de los lugares cada uno de ellos cuenta con un pedazo de nuestra historia. No importan los hechos, lo que sucedió o no, lo significativo es que estuvimos ahí por alguna razón y ello configuró nuestra vida de alguna manera.

Reconciliarse con el pasado y el sistema familiar solo puede hacerse en el presente:

En su libro “Reconocer lo que es” Bert Hellinger habla sobre la importancia de desear que las situaciones y circunstancias sean diferentes, necesitamos reconocer lo que es, lo que si somos, de dónde venimos y lo que esto significa.

Volcar nuestra energía hacia lo que no fue nos resta energía, emoción y prosperidad frente a lo que si podemos ser en base a lo que no fue.

Vivir del lado de lo que no existió es estar con una actitud de sobrevivencia en todos los sentidos: somos lo que somos, no lo que hubiéramos  deseado ser. Las implicaciones de no aceptar el linaje, la familia, las condiciones y nuestros modelos de amor son enormes en la vida que llevamos y que queremos construir. Tenemos que partir de lo que somos, no de lo que nos hubiera gustado ser.

Tratar de modificar la realidad es estéril y nos lleva a grandes sufrimientos y enredos sistémicos. Solo es posible vivir una vida digna en base a lo que somos y estamos dispuestos a asumir.

Exclusión:

En un sistema todos cuentan. No se trata de actos heroicos o de amor. Simplemente todos pertenecen me guste o no, esté de acuerdo o no, me parezca o no. Los lazos sanguíneos no se eligen nos tocan y eso tendremos que asumirlo tarde que temprano.

Prosperar desde esta perspectiva es honrar, aceptar y tomar la vida pero si consciente o inconscientemente no honro, acepto y agradezco lo que me tocó nada irá bien en mi vida.

Te interesa constelar?

No dudes en consultarnos.

www.cecreto.com

 

s
Bookmark and Share