¡Damos cursos y talleres en cualquier lugar del planeta!
Siguenos en: s s





Nombre:
Correo electronico:



 
 
   
  


Amor y adicción...

Ana Giorgana

Terapeuta de parejas

Diciembre del 2014

¿Amas o dependes?

 

Beso, Parque, Londres, Clima, RománticoLa adicción amorosa es muy frecuente en nuestros días. Las adicciones tienen que ver con aquello de lo cual se depende y que puede ser dañino. El problema con el amor adictivo se refiere a la necesidad, al sufrimiento, al desasosiego cuando la persona amada deja de existir. Y, entonces la vida transcurre en ese momento en el que la vida acaba por desperdiciarse por un mal amor.

 

También es cierto que en las adicciones no se puede prescindir de aquello que nos causa placer y dolor. Las relaciones marcadas con la adicción tienen esta doble función, por un lado son placenteras pero también llenas de sufrimiento y dolor.

 

Así poco a poco se va teniendo un lazo lleno de control, porque la adicción acaba por controlar al adicto. Es decir, el objeto de amor, la pareja se vuelve un controlador de las emociones, las tristezas, el pensamiento obsesivo y se vive todo el tiempo queriendo estar cerca de esa persona para no sentirse: abandonados, olvidados, traicionados y en desamor.

 

La adicción amorosa tiene sus trampas, a fuerza de tanto amar, la relación se torna destructiva. Porque una cosa es verdad: el amor y la relación de pareja no son lo mismo. No existe una comparación más verdadera que ésta situación. Pero nos confundimos. Creemos y pensamos que amar y relación son parte de un mismo fenómeno.

 

La realidad es totalmente diferente. Podemos amar a alguien que nos violenta. Amamos a quién nos abandona, nos humilla o es infiel. Seguramente la relación se empaña entre traiciones, insultos, corajes y conflictos. Aunque el amor ya no se ve por ningún lado.

 

Cuando el amor se ha esfumado. Cuando solo quedan algunos pedazos de cariño y no se llega a superar la adicción, la persona sufre innecesariamente. La adicción se instaura para generar solo anhelo, tristezas y una sensación de vacío. Le falta su dosis de adrenalina, su amor accidentado que no le permite vivir en soledad, pero tampoco con esa pareja amada y violentada.

 

La sensación se torna inconclusa, indiferente. El otro muchas veces ni siquiera está al tanto de cuánto lo necesitamos. Solo siente que lo sofocamos, lo controlamos y también lo seguimos a todos lados con tal de que permanezca a nuestro lado.

 

El sufrimiento y la adicción son una misma ecuación. La dependencia afectiva no permite el desarrollo adecuado de la estima personal, de la valoración de las circunstancias, de la reflexión de las condiciones. Lo único apremiante es la necesidad de contar con la presencia y la seguridad de sentirnos amados por esa persona de la que dependemos.

 

En estas dependencias y adicciones amorosas se requiere una recuperación. Un salir de esos vínculos y sanar la vida personal y las heridas del amor. No existe otra manera de superarlas. Tiene que ver más con el adicto que con aquél al que amamos.

 

Es una condición personal que requiere regresar la mirada para dejar de cuidar a los demás y empezar un proceso de cuidado personal. Sanar las heridas. Curar el alma y el corazón de la propia biografía y siempre se requiere de un profesional atento y comprensivo que pueda ayudarnos a transitar este camino.

 

Contar con la humildad de reconocer que necesitamos ayuda y podemos tomar las riendas de nuestra propia vida. Y una vez logrado, decidir qué tipo de vínculo estamos dispuestos a construir en el amor.

 

La herida de rechazo y de traición se reactiva.

 

Pero es importante tomar y cobrar el coraje de sanar.

Un proceso de reflexión y de pautas de comportamiento es lo que propongo en mi libro:

Cuando el amor en pareja se convierte en dolor.  y te llevo de la mano para que puedas lograr una manera de relacionarte mejor y con mejor calidad de vida. Si no actúas de una manera diferente seguramente no tendrás resultados distintos y tendrás siempre los mismos problemas y conflictos.

Otros artículos relacionados.

Y los amores altamente destructivos

Suscríbete al boletín: Los diez mandamientos de la vida en pareja.

Visita nuestro blog: parejasparejasparejas; mi pareja es lo más importante para mi



libro nuevo

UN LIBRO PARA LAS MUJERES QUE TAMBIÉN DEBEN LEER LOS HOMBRES.

 

ÍNDICE

 

 

s
Bookmark and Share